home 1, Embalajes, empaques, Principal, Procesos de Empaque Reconocer las oportunidades en tiempos de crisis

Reconocer las oportunidades en tiempos de crisis

El cambio de sacos de 50 kg a 25 kg va a realizarse en algunos países. Los paletizadores como el BEUMER paletpac deben ser adaptados a esto en las plantas del cliente.

BEUMER Group: tendencias en la industria del cemento. El director de ventas de BEUMER, Kay Wieczorek, está seguro: en los próximos años la industria del cemento va a experimentar muchos cambios. El COVID-19 hace prácticamente imposible la interacción personal con los clientes en la actualidad y advierte a los operadores a ser cuidadosos al hacer inversiones. No obstante, la crisis ofrece numerosas oportunidades a los proveedores de sistemas: la digitalización, el uso de combustibles alternativos o la necesidad de automatización. El cambio de sacos de 50 kg a sacos de 25 kg en algunos países del mundo también será un gran desafío para el mercado.

«En los últimos meses, el COVID-19 nos ha obligado a hacer frente a algunos cambios. Esto probablemente nos preocupará aún más en los meses más fríos», está convencido Kay Wieczorek. Es director de ventas para el departamento de Cemento de BEUMER Group, una empresa que ha desarrollado soluciones innovadoras para la industria de la construcción y el cemento desde su fundación en 1935. «A pesar de que el número de casos de COVID-19 está aumentando, estoy seguro de que BEUMER Group saldrá de la crisis razonablemente bien. Sólo tenemos que estar bien preparados para ello». Esto significa: reconocer las tendencias y ofrecer las soluciones adecuadas.

Digitalización en lugar de viajes
El contacto directo con los clientes en todo el mundo es lo que más extrañan Kay Wieczorek y sus compañeros del departamento de ventas desde hace meses. Esto es de particular importancia en un sector donde las transacciones no sólo se concluyen con una firma, sino principalmente con un firme apretón de manos. «La pandemia está cambiando radicalmente nuestra manera de viajar y también la forma en la que mantenemos reuniones o concluimos contratos», dice. La comunicación se hace cada vez más digital. «La creciente digitalización también se va a introducir cada vez más en la industria del cemento más bien conservadora», está convencido Kay Wieczorek. Si bien los operadores de fábricas de cemento reaccionan con cierta timidez a este desarrollo, sí pueden ver los beneficios. «Aunque no podemos estar en las fábricas de los clientes en este momento, podemos seguir apoyándolos, por ejemplo, con nuestras gafas inteligentes BEUMER Smart Glasses», dice el experto del cemento. ¿Qué se hace si falla un sistema de embalaje en Indonesia o el Perú, por ejemplo? Con sus filiales y representaciones, BEUMER Group está posicionado globalmente y puede enviar a uno de los técnicos estacionados en todo el mundo al sitio si es necesario, pero esto también lleva tiempo – siempre que las medidas del COVID-19 lo permitan. Alternativamente, se puede contactar con el especialista de sistemas las 24 horas del día a través de su línea directa. ¿Pero qué pasa con los problemas que no son triviales, pero a veces complejos y difíciles de describir por teléfono? «El técnico de servicio del cliente puede ponerse nuestras BEUMER Smart Glasses para que todas las informaciones relevantes se muestren en la imagen en vivo de la cámara», describe Kay Wieczorek. «Así puede reparar la máquina él mismo inmediatamente, como si uno de nuestros técnicos estuviera a su lado.» Las gafas de datos también ayudan a la puesta en servicio a distancia y permiten una visión general de todo el sistema: a través de las gafas de datos, el servicio de atención al cliente de BEUMER ve lo mismo que el usuario en el lugar y puede especificar directamente las acciones correctas a tomar. De esta manera, guían al usuario paso a paso a través del proceso de puesta en servicio. El mantenimiento a distancia también es posible y permite a los expertos de BEUMER conectarse a la instalación independientemente de la hora o el día. Esto aumenta la disponibilidad de las máquinas, ya que no se requieren largos viajes. «Esta es una buena alternativa para nuestra industria», está convencido Kay Wieczorek. Sin embargo, el contacto personal sigue siendo indispensable.

El técnico de servicio del cliente puede ponerse las BEUMER Smart Glasses y ver todas las informaciones relevantes visualizadas en la imagen en vivo de la cámara.

Con la creciente digitalización, se usan cada vez más sensores para recoger y evaluar información en puntos críticos. Estos pueden ser interruptores de aproximación sin contacto que transmiten señales de forma fiable sin contacto mecánico. Las fotocélulas de alta calidad aseguran la transmisión de señales incluso en condiciones ambientales difíciles, y los sensores utilizados aumentan el rendimiento de la máquina. De este modo, los usuarios pueden reducir considerablemente los costes de mantenimiento y hacer más transparente el manejo de las piezas de recambio.

Combustibles alternativos – económicos y ecológicos
«Los combustibles alternativos son otra tendencia importante en la industria del cemento», dice Kay Wieczorek. «A escala mundial, esto es ciertamente promovido por los políticos en los distintos países para hacer frente a la contaminación atmosférica, que en parte es enorme.» La fabricación del cemento produce grandes cantidades de dióxido de carbono. Según el proceso utilizado, las emisiones durante la fabricación del cemento varían entre 0,6 y 0,99 tonelada de CO2 por tonelada de cemento. Se estima que entre un siete y un ocho por ciento de las emisiones mundiales de CO2 se debe a la industria del cemento. Otro método usual para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los costes de producción es utilizar combustibles alternativos. Se utilizan materiales líquidos como aceites y disolventes usados, por ejemplo, en lugar de carbón y gas. La mayor parte de los combustibles alternativos sólidos proviene de residuos municipales o industriales como mezclas de plásticos, papel, materiales compuestos o textiles. «Sin embargo, no podemos echar todos los residuos domésticos en el horno», dice Wieczorek. «Pues diferentes materiales tienen diferentes valores caloríficos». Especialmente en los países en los que la separación de los desechos no está todavía tan desarrollada como en Europa, se trata de un reto importante. Por otro lado, se suelen utilizar neumáticos viejos enteros o triturados. La potencia calorífica de la goma es similar a la del carbón y el acero de la armadura se incorpora en la composición mineralógica del cemento. Esto minimiza la cantidad de sustancias ferrosas añadidas.

Como especialista de sistemas, BEUMER Group desarrolla soluciones para toda la cadena del flujo de material, desde la descarga del vehículo utilizado para la entrega hasta el almacenamiento, el pesaje, el transporte y la dosificación del combustible alternativo sólido. BEUMER Group suministra también sistemas automáticos que dosifican la alimentación de neumáticos usados de tamaños y pesos diferentes, los separan y transportan hasta la entrada del horno rotatorio. Nuestras soluciones de intralogística nos permiten apoyar a las empresas cementeras en la modernización de sus plantas de forma rentable y sostenible», explica Wieczorek.

Vista del interior del transportador terrestre

Sin embargo, el CO2 puede reducirse aún más, y no sólo por instalaciones de alta eficacia energética y el uso de combustibles y materias primas alternativos (AFR). El transporte de las materias primas desde la cantera hasta la planta o el puerto es un tema importante. Las rutas a menudo pasan por terrenos accidentados o a través de zonas habitadas. Esto es una tarea que las empresas suelen realizar con camiones que emiten mucho dióxido de carbono. «En este sentido, ofrecemos bandas transportadoras en artesa y transportadores de tipo Pipe Conveyor. Los transportadores no solo son más ecológicos, sino que también pueden ser mucho más económicos. Sin embargo, la cuestión de si una inversión vale la pena depende de varios factores», explica Wieczorek. Los especialistas de BEUMER ayudan con estudios de factibilidad y comparación de costes para que se tome la decisión correcta.

Dieta con consecuencias
Lo que ya hemos implementado aquí en Europa durante décadas en algunos casos, también se implementará en algunos otros países del mundo en los próximos años – el cambio de los sacos de 50 a 25 kilos», dice Kay Wieczorek. Esto fue provocado por los nuevos requisitos legales para la protección de la salud de los trabajadores que tienen que levantar y remolcar estos sacos. «Para nosotros, esto significa que tenemos que convertir gradualmente el equipo en las líneas de embalaje de las plantas de nuestros clientes», describe el experto de BEUMER. «Esto será un reto enorme, porque las líneas de embalaje de las plantas tendrán que llenar y embalar naturalmente la misma cantidad de cemento que antes, y así manejar el doble de sacos en el mismo tiempo».

El proceso de carga completamente automático con el BEUMER autopac permite a los usuarios lograr un rendimiento de carga y una calidad de la pila constantemente elevados.

Sin embargo, aunque los sacos sólo pesen la mitad, la carga manual en la superficie de carga del camión sigue siendo un trabajo duro. «Cada vez menos gente en la India, China o África está dispuesta a hacer esto», describe Kay Wieczorek. En los países emergentes también se hace cada vez más difícil encontrar personal adecuado para este trabajo. Además, los costes laborales se están incrementando en estos países. La carga manual de camiones no sólo es agotadora, sino que normalmente requiere de dos personas que se alternan con sus compañeros para cada proceso de carga debido al duro trabajo físico. Además, el alto nivel de formación de polvo tiene un efecto negativo en la salud de los empleados. Durante la carga manual, el rendimiento de carga y la calidad de las pilas de sacos a menudo varían. «Estos problemas se evitan si se utiliza nuestro BEUMER autopac», dice el experto de BEUMER. «Un empleado puede operar más de una máquina». Esto permite a los operadores optimizar los procesos de trabajo, lograr altas capacidades de carga y trabajar de manera sumamente eficiente desde el ensacado hasta la carga. Por lo tanto, la automatización es una tendencia mundial.

«Hemos desarrollado aún más esta máquina», explica Kay Wieczorek. «Ofrecemos una versión que puede adaptarse a las diferentes anchuras de las superficies de carga». El BEUMER autopac tiene otra ventaja: no se necesitan paletas. En muchos países simplemente falta la madera, además de la logística para almacenar las paletas vacías. Esto supera las posibilidades y capacidades de muchas empresas. «Imagine una planta que apila entre 5000 y 6000 sacos por hora en paletas. El almacenamiento de estas paletas puede requerir una superficie de varios cientos de metros cuadrados», explica Kay Wieczorek.

Inversiones a pesar de la incertidumbre
«En 2020, la pandemia ha provocado una caída enorme en el mercado», informa el director de ventas de BEUMER, Kay Wieczorek. «Los operadores están desconcertados porque no pueden estimar el desarrollo de los años próximos. Esto no se debe sólo al COVID-19», dice. «También se están construyendo mucho menos líneas de cemento. En 2010 se instalaron alrededor de 200 en China y en 2019 exactamente 18. Esto está relacionado en parte con el enorme exceso de capacidad, especialmente en China. Durante mucho tiempo, el gobierno promovió grandes proyectos de construcción y así la producción de enormes cantidades de cemento, que en parte se exportaron en masa. Estos tiempos ya han pasado. Los operadores de fábricas de cemento ahora tienen, por ejemplo, tres líneas reconvertidas en una grande», señala Kay Wieczorek. Para esto también se necesitan el know-how y la tecnología. Según Kay Wieczorek, ‘Made in Europe’ sigue siendo un sello de calidad a nivel mundial, sobre todo con respecto al equipo crítico de procesos. La demanda de cemento sigue estando alta, aunque esto no se refleja en las ventas de nuevas instalaciones. Muchos operadores esperan antes de hacer grandes inversiones y consideran exactamente si la inversión vale la pena. No obstante, aunque la industria está actualmente reservada, el número de proyectos concretos y consultas que recibimos está aumentando de nuevo», dice Wieczorek satisfecho. «Este movimiento nos da esperanza. Estoy seguro de que la disposición a invertir volverá a aumentar en un futuro próximo».

Acerca de 
BEUMER Group es un fabricante líder de intralogística a nivel mundial en los campos de transporte, carga, paletización, embalaje, clasificación y distribución. Con 4.500 empleados, BEUMER Group genera una cifra anual de venta de aproximadamente 950 millones de euros. BEUMER Group y sus filiales y representaciones ofrecen a sus clientes en todo el mundo soluciones de sistemas de alta calidad y una amplia red de servicio de asistencia para los más diversos sectores, tales como: productos a granel, mercancía por pieza, productos alimenticios/no alimenticios, ingeniería civil, venta por correo, servicio de correos y manejo de equipaje en aeropuertos.

Para más información consulte www.beumer.com