Principal »

diciembre 18, 2014 – 12:06 pm |

Las expectativas que tiene el consumidor de contar con productos alimenticios seguros, de alta calidad y asequibles son elevadas. Este artículo se centra en los esfuerzos de todos los agentes de la cadena alimentaria encargados …

Be Sociable, Share!
Lea la historia completa »
Ferias y Eventos
Medio Ambiente

Enviroment

Maquinaria

Machinery

Plástico

Plastic

Cartón

Cardboard

Home » Cartón

MITOS Y VERDADES DE LOS ENLATADOS

Enviado por en mayo 27, 2003 – 6:12 pm

Algunos consumidores aún hoy día tienen algunos mitos relacionados con los alimentos enlatados.

Mito:

Cuando un enlatado se abre hay que retirarlo inmediatamente de la lata porque puede producir intoxicación o envenenamiento.

La Verdad:

Un envase de hojalata es un recipiente hermético y estéril interiormente al momento de abrirse, ya que durante su proceso de enlatado se sometió a un proceso térmico. El hecho de pasar un alimento enlatado a un plato hará que este se contamine, ya que probablemente el plato se encuentre contaminado. Un alimento enlatado una vez abierto puede conservarse en nevera dentro de su envase original por 3 o 4 días sin ningún riesgo.

Mito:

Se dice que los alimentos enlatados contienen productos químicos, usados para su conservación.

La Verdad:

El principal medio de conservación de los alimentos enlatados es el “calor” el cual se aplica durante el proceso de pasteurización o de esterilización. Además del alimento contenido, se utiliza sal, azúcar, especias, ácidos naturales, almidones, etc, que son sustancias que cumplen el papel de saborizante o estabilizante, sin ocasionar daño alguno al organismo humano.

Mito:

Algunos alimentos tienen a veces sabor “metálico” quiere decir que ”¿la lata suelta?”.

La Verdad:

Los envases de hojalata tienen algunos componentes que ayudan a proteger el alimento contenido, como son el estaño y las lacas sanitarias, y su presencia depende de la composición química y características organolépticas del alimento envasado.  En los envases de hojalata la interacción empaque-alimento es deseada, ya que estos componentes contribuyen a conservar y en muchos casos a mejorar las características del producto.

Mito:

A veces cuando se habla de enlatados se piensa que son productos muy viejos o que su vida útil ya ha pasado, porque llevan mucho tiempo en la estantería.

La Verdad:

Lo cierto es que los alimentos enlatados al encontrarse protegidos contra gases, y  luz, gozan de una vida útil extralarga.

Mito:

Botar el líquido en que están contenidos los alimentos, y pensar que con ello se están eliminando parte de los nutrientes del producto.

La Verdad:

Ante todo, no es necesario botar el líquido en que viene contenido el alimento enlatado, ya que con recursividad el ama de casa puede emplearlo y adicionarlo a sus preparaciones. Al botarlo no se eliminan nutrientes, este líquido solo se utiliza como cobertura.

Mito:

Se piensa que el alimento enlatado ha sido sometido a severos procesos de cocción, lo cual hace que dichos productos pierdan sus características iniciales.

La Verdad:

El alimento enlatado ha sido sometido a procesos menos dañinos para el producto, en comparación con los que se preparan a nivel doméstico, ya que la preparación industrial presenta un mayor control de la temperatura y de las condiciones higiénicas, así como también de la calidad del producto.

Mito:

El alimento procesado es menos nutritivo que los alimentos frescos

La Verdad:

El contenido nutritivo de los alimentos enlatados se compara bien con los alimentos crudos, similares preparados con el hogar. Además ningún alimento puede preservarse, cocinarse o mantenerse bajo refrigeración sin sacrificarse, en cierto grado, el contenido de vitaminas. En la fabricación industrial, estas pérdidas se han reducido como mucho a la tercera parte de lo que se pierde durante la preparación doméstica de los alimentos.

Mito:

Los alimentos enlatados pueden alterarse fácilmente.

La Verdad:

La probabilidad de alteración de un alimento enlatado es muy escasa,  y si esta llega a producirse, se produce por lo general dentro de las primeras 72 horas tras su elaboración, y es fácilmente detectable, lo que permite al empacador realizar una adecuada selección y análisis de los productos que van a salir al mercado.

Fuente: Revista Holasa De Hojalata y Laminados S.A., Medellín, Colombia

Be Sociable, Share!