El color, el marketing sensorial y los envases

Nuevo diseño gráfico para el Absolut Vodka Rainbow Edition

Si la etiqueta y el envase no convencen en un abrir y cerrar de ojos, el producto se queda en el estante de la tienda. El consumidor suele invertir una media de dos segundos en decidir si compra o no algo. El arte consiste en transmitir rápidamente la información. Y no solo se realiza a través de la palabra impresa, sino también por una vía sutil basada en los sentimientos:  los colores.

El color tiene muchas aplicaciones en el diseño de envases. En primer lugar puede usarse como identidad de la marca que ayuda a definirla visualmente, y con el tiempo y tras el uso continuado de ese color, este puede convertirse en propiedad de la marca y así cuando un consumidor lo ve, inmediatamente lo asocia con ella.

El consumidor mantiene estrechas relaciones psicologicas color vs producto pero al mismo el instinto  lo empuja a relacionar el color con diferentes sentimientos.

Entre los ejemplos mas usados actualmente encontramos a CocaCola, asociada con el color rojo, o a McDonalds con el amarillo; la marca Stanley se asocia inmediatamente con amarillo y negro.

Los diseñadores deben respetar el valor visual de la marca y crear nuevos diseños a partir de una gama de colores ya establecida.

Una excelente herramienta, es usar el color para diferenciar un producto dentro de su grupo de competidores.

También el color puede aplicarse a destacar la tipografía, el logo, o las viñetas.

El color es un perfecto discriminador visual que adquiere diferentes niveles de importancia, según la cantidad de diferenciación conseguida por otros elementos del envase. Ayudado con la forma diferenciadora del envase el color  contribuye a destacar mas la marca.

En gamas o series de producto el color puede ayudar a diferenciar y facilitar al consumidor a elegir su producto.

En la mayoría de marcas mas importante  se ha elegido un color para cada tipo de producto y así facilitar la elección de los consumidores.

El color se aplica en el diseño de las etiquetas y los envases como soporte de la información. Su objetivo es transmitir al receptor un mensaje en el proceso de comunicación, hacerlo comprensible y enlazarlo con una emoción agradable. Los tonos verdes y azules son apropiados, por ejemplo, para transmitir seriedad y seguridad, en combinación con el gris o el negro. Gran atención captan, por otro lado, los tonos fuertes rojos y amarillos. El blanco es sinónimo de frescor, además, la etiqueta y el envase parecen más grandes y voluminosos.

Adicionalmente todos los involucrados en los procesos creativos deberían recordar las dos reglas de oro del diseño de un envase antes de poner manos a la obra. Esta dos reglas son: menos es más; y mucho suele ser de muy poca ayuda.

El diseño de envases involucra color, materiales, conversión, calidad, especificaciones y muchos temas más. Capacítese en este campo e ingrese a este gran e interesante grupo de especialistas del PACKAGING.

DIPLOMADO INTERNACIONAL De Empaques, Envases, Embalajes, próximo grupo G96 iniciando noviembre 8 de 2018.

Mayor información sobre temas y tarifas: diplomado@envapack.com o visite www.envapack.com/diplomado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *