home General, Medio Ambiente La pulpa de la remolacha azucarera como un ingrediente de bioplásticos

La pulpa de la remolacha azucarera como un ingrediente de bioplásticos

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colaboradores universitarios han desarrollado un plástico biodegradable que se puede usar en los envases desechables para comidas. El plástico, obtenido es un un termoplástico, que se ablanda al calentarse.

Por Rosalie Marion Bliss

Para obtener este termoplástico, los científicos mezclaron la pulpa de la remolacha azucarera, la cual es el residuo que se queda después de la extracción del azúcar, con un polímero biodegradable. El resultado es un compuesto termoplástico que retiene propiedades mecánicas semejantes a las de poliesterino y polipropileno, los cuales se usan para hacer los envases blancos y esponjosos para comidas.

El procesamiento de las remolachas azucareras produce toneladas de pulpa cada año. Descubrir usos rentables para esta pulpa es crítico para la viabilidad económica a largo plazo del sector de la remolacha azucarera en EE.UU.  Ahora, el  químico LinShu Liu y el fisiólogo de plantas Arland Hotchkiss, quienes trabajan en el Centro de Investigación de la Región Oriental patrocinado por el ARS en Wyndmoor, Pensilvania, y sus colegas han descubierto una variedad de nuevos usos para la pulpa.  ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

El Fisiólogo de plantas Arland Hotchkiss (izquierda) y el químico LinShu Liu han desarrollado un plástico biodegradable a base de la pulpa de la remolacha azucarera. Ellos dicen que este bioplástico puede ser usado para fabricar envases desechables para alimentos.

En colaboración con profesor Jinwen Zhang de la Universidad Estatal de Washington en Pullman, Washington, Liu y sus colegas desarrollaron el termoplástico a base de la pulpa de la remolacha azucarera y un polímero biodegradable llamado el ácido poliláctico (PLA por sus siglas en inglés), utilizando un extrusor de dos tornillos.

las materias primas son: PLA es un polímero disponible comercialmente y derivado de los azucares del maíz,  la remolacha azucarera, el césped Panicum virgatum y otras plantas. La extrusión es un proceso  de fabricación muy económico que se usa ampliamente en la producción a gran escala de envases para alimentos, plásticos y materiales compuestos.

Los investigadores demostraron que se puede producir un termoplástico biodegradable mezclando hasta el 50 por ciento de la pulpa de la remolacha azucarera y el PLA. Estos termoplásticos son semejantes a los compuestos a base de los productos petroquímicos hasta ahora usados para hacer los envases desechables para comidas. El nuevo termoplástico puede competir en términos de costos con los plásticos a base de los productos petroquímicos, según los científicos.

Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista ‘Industrial and Engineering Chemistry Research’ (Investigaciones sobre la Química Industrial y la Ingeniería).

Lea más sobre esta investigación en la revista ‘Agricultural Research’ de enero del 2013.