home Ferias y Eventos, Medio Ambiente La ecología está de moda. También en el envase.

La ecología está de moda. También en el envase.

El consumidor consciente del medio ambiente opta por los productos ecológicos.  Y también lo hace especialmente en el envase.   Es de sobra conocido que todos los plásticos utilizados hoy se basan en una materia prima que antes o después se habrá agotado: el petróleo. Por esta razón, también en el sector del envase y el embalaje se apuesta cada vez más por los materiales renovables.

El mercado de los plásticos ecológicos basados en materias primas renovables como trigo, maíz o caña de azúcar, incrementa cada año entre un 20 y un 30 por ciento. Entre tanto ya han aparecido los primeros bioplásticos en las bebidas no gaseosas o en la transformación de alimentos líquidos. Aquí cabe destacar en primer lugar el poliácido láctico (PLA), cuyas propiedades son muy similares a las del PET. Así que, el PLA goza de un enorme potencial de crecimiento, porque nada más que en 2009 se prevé la producción mundial de 350.000 millones de envases de PET. Los visitantes podrán averiguar hasta qué punto podrá convertirse PLA en una verdadera alternativa a PET si asisten el 14 y el 15 de septiembre a la 2. PLA Bottle Conference.

El segundo gran mercado, junto a los envases, lo forma el material de embalaje. También aquí hay interesantes desarrollos: en un proyecto de investigación comunitario están desarrollándose nuevos papeles flexibles de estructura multicapa relaizados exclusivamente con materias primas renovables. El Instituto Fraunhofer IVV de Freising aporta métodos específicos para mejorar la barrera al vapor de agua y al oxígeno del papel previamente recubierto. Además se están desarrollando recubrimientos antimicrobianos. En uno de estos materiales se está procesando proteína del suero con excelentes propiedades de barrera al oxígeno y a la humedad. Además se aprovechan los ingredientes antimicrobianos que contiene el suero para prolongar la caducidad de los alimentos.

Por último cabe citar algo absolutamente fundamental: muchos bioplásticos se consideran compostables. Pero no esto no es del todo verdad. La mayoría de ellos se descomponen muy lentamente o es necesario calentarlos para que lo hagan, lo que provoca un efecto negativo en el balance ecológico. Además, el material es demasiado valioso para utilizarlo una sola vez. Así pues, el reciclaje será la próxima gran tarea en este campo. Quien desee saber qué es posible hoy en este campo, y qué posibilidades habrá el día de mañana, no debería faltar a la cita del próximo mes de septiembre en Múnich: drinktec 2009.

drinktec