home Sin categoría El boom de las marcas privadas

El boom de las marcas privadas

Los supermercados ya no se conforman con vender comestibles. Ahora quieren vender sus propios comestibles. Un reciente análisis de The Nielsen Company ha revelado un fuerte aumento del número de marcas privadas en el sector de comestibles que también ha podido apreciar Superfos. El proveedor de envases ha suministrado recientemente dos millones de envases de plástico a marcas privadas de langostinos en Italia.

Los productos alimenticios de marcas privadas son cada vez más visibles en supermercados de todo el mundo. Esto se debe principalmente a la recesión; los consumidores son más tendentes al ahorro y las marcas propias permiten a los supermercados vender los productos más baratos.

Al final, esta es una nueva tendencia de la que todos salen beneficiados: los clientes, las cadenas de supermercados y los proveedores de envases.

Un análisis realizado por The Nielsen Company, de Dinamarca, en mayo de 2009 revela que las marcas privadas representan hasta un 21 por ciento de las ventas totales de alimentos a escala mundial, y se prevé que este porcentaje ascienda al 30 por ciento antes de 2015. Suiza es el país con el número más alto de marcas privadas en el sector de comestibles con un 37 por ciento de las ventas, comparado con sólo un 13 por ciento en Dinamarca e Italia.

marcas propias

Las marcas privadas florecen en Italia
Italia superará pronto a Dinamarca si se mantiene el ritmo de surgimiento de marcas privadas.

Superfos en Italia suministró recientemente dos millones de envases UniPak para marcas privadas de langostinos bajo la marca COOP. Este es uno de los ejemplos de cómo a veces la recesión ofrece ciertas ventajas al proveedor líder de envases. Torben Nielsen, Area Sales Manager explica:

“En Italia los supermercados muestran una tendencia creciente a vender productos de marca propia. Esta tendencia nos favorece porque supone una garantía respecto al suministro de grandes volúmenes de envases, lo que a su vez permite una optimización de la producción, del transporte, etc.”

Aparte de la ventaja económica, las cadenas de supermercados también obtienen otros beneficios:
“Las marcas privadas permiten crear coherencia entre el nombre del establecimiento y los productos. Además permiten al supermercado tomar más decisiones de forma independiente, como pueden ser la estrategia de marketing y particularmente la elección de envases”, concluye Torben Nielsen.