home Maquinaria BIOPLASTICOS DE ALMIDON PARA PANDEBONO AHORA APLICADO A EMPAQUES

BIOPLASTICOS DE ALMIDON PARA PANDEBONO AHORA APLICADO A EMPAQUES

Proyecto de Investigación en BIOPLASTICOS a partir de almidón de yuca, grandes osibilidades para la industria de empaques, y con proyección internacional

 Una investigación realizada dentro del Programa de Doctorado en Ingeniería con Énfasis en Ingeniería de Alimentos de la Universidad del Valle por investigadores del Departamento de Ingeniería de Alimentos, permitirá hacer empaques plásticos con almidón agrio de yuca, el mismo que se utiliza para hacer pandebonos y almojábanas, convirtiéndose en la primera producción de un biopolímero termoplástico de almidón agrio de yuca.  

La investigación, se desarrolló como tesis de grado para obtener el título de Doctorado (Ph.D.), bajo la dirección del Profesor Dr. Harold Acosta Zuleta, Ph.D. del Grupo de Investigación en Ciencia y Tecnología de Biomoléculas de Interés Agroindustrial – CYTBIA, al cual también pertenecen estudiantes de pregrado de las Universidades del Valle, del Cauca y Nacional de Palmira y un estudiante del Sena.


En la fotografía deliciosos pandebonos de Cali Colombia. 

En el proyecto, se extrajo el almidón de la yuca mediante los procesos tradicionales, como es pelar el tubérculo, molerlo y luego extraer el almidón, que luego de sedimentarse se pasa a unos tanques fermentadores durante 20 días. El almidón fermentado se seca al sol y luego se mezcla con agua y otras sustancias (plastificantes) de origen natural, que facilitan el deslizamiento de las moléculas del almidón, pasándolo luego a una máquina extrusora. De allí, se obtienen cintas extruidas que luego se transformaron en pequeñas ‘lentejas’, al igual que los polímeros normales. El resultado es un producto precursor, o materia prima, para la manufactura de bioplásticos finales.  

El biopolímero obtenido con base en almidón comparte algunas características con los elaborados a través de derivados del petróleo. La mayor diferencia entre el plástico que actualmente se fabrica y el producido con base en almidón de yuca, es que el segundo es completamente biodegradable, lo que quiere decir que su uso como empaque no es mayor a un año, a partir de su producción.  

Otra diferencia es que las cintas extruidas, recién producidas y por un periodo de un mes, son extensibles; es decir, que pueden estirarse y de inmediato recuperan su forma, lo cual se conoce como ‘memoria’ del polímero.  

Esta investigación se realizó gracias al apoyo de entidades públicas como el CDT-ASTIN del SENA, Cali, de CLAYUCA-CIAT y las Universidades del Valle y del Cauca, como muestra de los resultados que se pueden obtener cuando se logran concretar alianzas interinstitucionales.

Este trabajo de investigación, que se ha convertido en tema central de conferencias nacionales e internacionales, ha generado varias expectativas debido a las ventajas ambientales que se obtienen, además del alto contenido social que posee, al utilizar una tecnología que da un alto valor agregado a un tubérculo autóctono como lo es la yuca.

El desarrollo de este proyecto, eventualmente puede dar mejores ingresos a los cultivadores, desarrollando una tecnología propia que formará a investigadores jóvenes y posibilitará el establecimiento y creación de nuevas industrias. Además, el proyecto ha causado novedad, que actualmente se encuentra en trámite una patente a nombre de las cuatro instituciones aportantes.

Actualmente, el grupo de investigación adelanta conversaciones con varias empresas de empaques para explorar aplicaciones de este biopolímero y de otro hecho con harina de yuca, para la producción de bolsas, láminas de recubrimiento, utensilios desechables y ya una empresa productora de autos, está interesada en la investigación para hacer parachoques y tableros con bioplásticos, igualmente biodegradables.  

Se resalta el esfuerzo que durante cuatro años realizaron estos investigadores, cuyo resultado principal fue la creación de un material plástico amigable al medio ambiente hecho a partir de almidón de yuca agrio, con el que se puede construir elementos como: bolsas plásticas, panales de huevos (termorígidos), vasos desechables, microencapsulados, entre otros.  

La tesis de grado sobre el uso del almidón de yuca para la fabricación de bioempaques, fue sustentada ante un jurado internacional presidido por el Dr. Ángel Pérez R. de la Universidad de Holguín, Cuba, experto en polímeros, y en que participaron también, la Dra. Aide Perea de la Universidad Industrial de Santander y el Dr. Rubén Vargas del Departamento de Física de la Universidad del Valle, quienes la calificaron como Tesis Meritoria. 

Ganador del IV Premio ACTA
El docente e investigador de la Facultad de Ciencias Agropecuarias del Alma Máter, Ph.D Héctor Samuel Villada, obtuvo, junto con otros dos investigadores, el primer puesto en el IV Premio Acta (Asociación Colombiana de Ciencia y Tecnología de Alimentos) a la Investigación en Alimentos. Este reconocimiento lo logró con el proyecto denominado “Producción y caracterización de almidón termoplástico agrio de yuca usando un extrusor sencillo y su comportamiento durante almacenamiento”.  El trabajo que fue presentado por los investigadores Héctor Samuel Villada, Aura Elvira Narváez (Subdirectora C.D.T- Astin del SENA – Cali) y el Ph.D Harold Acosta, docente de Univalle, integrantes del grupo interinstitucional CYTBIA, el cual hace parte de la Vicerrectoría de Investigaciones de Unicauca.  

Fuente:
Ing. Héctor Samuel Villada Docente Facultad Ciencias Agropecuarias
cytbia@gmail.com  
AUPEC Universidad Del Valle
Universidad Hoy, Universidad Del Cauca