home Categoría general GREENPEACE DENUNCIA QUE NINGUNA AUTORIDAD VIGILA INGRESO DE TRANSGENICOS EN MEXICO

GREENPEACE DENUNCIA QUE NINGUNA AUTORIDAD VIGILA INGRESO DE TRANSGENICOS EN MEXICO

Ninguna autoridad vigila qué tipo de transgénicos ingresan a México. Podrían estar utilizándose OGM no aprobados en nuestros alimentos. Y tambien aplica para otros paises de America Latina.
Greenpeace denunció que ninguna dependencia gubernamental está monitoreando los transgénicos que ingresan a México, por lo que los alimentos conumidos pueden contenerlos. Más aún, podrían incluir los autorizados para consumo humano, como los que tienen fines industriales o farmacéuticos, lo cual entraña grandes riesgos para la salud.

N. de Redacciòn Envapack:
En una alarmante noticia se ha convertido esta denuncia publicada a continuación y que puede estar sucediendo en cualquier país latinoamericano… 
 
Greenpeace denunció que ninguna dependencia gubernamental está monitoreando los transgénicos (alimentos cuya estructura genética ha sido modificada en un laboratorio) que ingresan a México, por lo que nuestros alimentos pueden contenerlos. Más aún, podrían incluir transgénicos del tipo que no ha sido autorizado para consumo humano, como los que tienen fines industriales o farmacéuticos, lo cual entraña grandes riesgos para la salud. Para denunciar este hecho, un grupo de activistas acudió a un supermercado con el fin de comprar productos de marcas conocidas, que podrían contener transgénicos.
 
Con una compra de productos de marcas que podrían contener transgénicos, Greenpeace denunció frente a las puertas de un supermercado que ninguna dependencia gubernamental monitorea los transgénicos que ingresan a México, por lo que muchos alimentos pueden contener tanto los organismos genéticamente modificados autorizados por la Secretaría de Salud como los no autorizados o incluso aquellos que son desarrollados con fines industriales o farmacéuticos.
 
De acuerdo con informes obtenidos por Greenpeace, ninguna autoridad competente supervisa qué tipo de transgénicos están entrando a México y si son aptos para consumo humano. Activistas de la organización repartieron a los consumidores volantes, etiquetas e información sobre los transgénicos.
 
Documentos obtenidos por Greenpeace en agosto pasado (1) revelan que las secretarías de Salud, de Agricultura, y de Hacienda no están supervisando qué tipo de transgénicos entran al país y mucho menos si éstos son aptos para consumo humano porque ninguna lo considera su responsabilidad:
Salud respondió a través de la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) que sólo “tiene atribuciones sobre la importación de productos alimenticios procesados, no participa en la regulación de las importaciones de granos” y que quien tiene las atribuciones necesarias es la Sagarpa. 
 
Sagarpa a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria respondió que es “responsable de la regulación de los organismos genéticamente modificados de uso agrícola destinados a la liberación experimental, programa piloto y comercial, situación que se traduce a los permisos de siembra de organismos genéticamente modificados de uso agrícola. Por lo que no verifica que los embarques de maíz de importación no contengan maíz transgénico Bt10. Por lo anterior, de acuerdo a la LBOGM le corresponde a la Secretaría de Salud, la regulación de los OGM destinados al consumo humano“.
 
Hacienda, integrante de la Cibiogem, respondió que: “ha venido trabajando en el desarrollo de capacidades y en la implementación de la Ley de Bioseguridad recientemente publicada (18 de marzo de 2005), sin embargo, aún no se cuenta con la infraestructura que permita llevar a cabo el análisis y detección de productos genéticamente modificados” y que “se está trabajando” para practicar los análisis que permitan el adecuado control y vigilancia de los productos transgénicos.
 
“Es escandaloso que las autoridades mexicanas no tengan claro a quién corresponde vigilar las importaciones de granos y que se echen unas a otras dicha responsabilidad. Ante esta ineptitud, los mexicanos no podemos estar seguros de que los alimentos que ponemos en la mesa de nuestras familias estén libre de transgénicos, incluso de variedades no aptas para consumo humano o no aprobados en nuestro país. Esto agrava el de por sí ya inaceptable hecho de que estemos consumiendo transgénicos sin decidirlo”, dijo Areli Carreón, coordinadora de la campaña de consumidores de Greenpeace México.
 
“Las marcas que tenemos aquí hoy no desconocen esta situación. La posibilidad de que en sus productos se estén empleando transgénicos no aptos para consumo humano es una realidad y ellas deben decirnos qué van a hacer al respecto. Se trata de algo que podría afectar sus utilidades y por supuesto a los consumidores”, dijo Carreón, mostrando productos de Maicena, Kellogg’s y Maseca.
 
“Urgimos a todas las empresas productoras de alimentos a establecer mecanismos para verificar qué tipo de granos están usando para elaborar nuestros alimentos, para evitar el uso de transgénicos en sus productos, especialmente ante el hecho de que no hay control de las fronteras y no se sabe qué riesgos podrían tener los transgénicos a la salud. Si la autoridad no ha querido o no ha podido establecer mecanismos para darle seguridad y certidumbre a los consumidores, las compañías fabricantes deben actuar urgentemente y eliminar el uso de estos riesgosos transgénicos en los alimentos”, dijo Carreón.
 
“Los transgénicos son organismos modificados en el laboratorio que se usan irresponsablemente como alimento, pues no se ha podido comprobar que no causarán daños a la salud o al medio ambiente. Si a esto le sumamos que a México pueden entrar cualquier tipo de transgénicos, sin ninguna supervisión, control, ni monitoreo postventa; los consumidores estamos en riesgo de comer transgénicos inseguros, no aprobados e incluso no comestibles”, concluyó Carreón.
 
Ineptitud histórica
Desde el 5 de julio de 2004, Marcelo Signorini, gerente de análisis epidemiológico de Riesgos de la Cofepris, declaró que no hay forma de saber cuántas toneladas de granos transgénicos entran de manera ilegal al país: “No tenemos un sistema de monitoreo y vigilancia en las aduanas del país, que verifique el origen de estos productos. En México no se vigila la entrada de Organismos Genéticamente Modificados (OGM); las autoridades aduanales no saben diferenciar un producto natural de uno modificado” (2).
 
Sara Heinen, ministra consejera para asuntos agrícolas de Estados Unidos en México, confirmó esto al afirmar que “las autoridades mexicanas y estadounidenses están diseñando un plan piloto para rastrear las 6 millones de toneladas que entran al país” (3) lo que significa que mientras ese plan piloto se diseña e implementa los consumidores mexicanos estamos en riesgo de consumir transgénicos no aprobados para consumo humano sin que ninguna autoridad se entere siquiera.
 
Notas:
1) Se anexan copias de los oficios COFEPRIS/1/0RI 3O3 /05; SAT folio 0610100117905; oficio de Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria folio 0821000003605 obtenidos mediante la Ley de Transparencia.
2) Ver la nota completa en http://www.elasesor.com.mx/mex287/noticia1.html
3) “Quieren rastrear maíz”, Reforma 18 de noviembre, 2005.
 
Greenpeace México
Boletín 05125 – 24 de noviembre de 2005
http://www.greenpeace.org/mexico

Fuente: www.ecoportal.net