home Sin categoría NUEVA NORMA CEE PARA ADVERTENCIA DE ALERGENOS EN ETIQUETAS

NUEVA NORMA CEE PARA ADVERTENCIA DE ALERGENOS EN ETIQUETAS

Nueva norma de la Comunidad Económica Europea que exige advertir presencia de sustancias capaces de producir alergias en los consumidores.

Desde hace muchos años los investigadores médicos  saben que algunos productos como la leche, el huevo y otros son desencadenadores de reacciones alérgicas que pueden producir desde una leve molestia hasta severas reacciones o la muerte.
 
Por esta razón, y a fin de evitar que los consumidores de productos envasados ingieran sin su consentimiento estas sustancias,  ha entrado en vigor a partir del 25 de noviembre una nueva norma comunitaria que considera que la información en las etiquetas es esencial para evitar el consumo de alimentos con ingredientes alergenos.
 
La norma estipula que a partir del 25 de noviembre, se acoge al criterio del Comité Científico de la Alimentación Humana, que pretende incrementar la protección de los consumidores, especialmente los afectados por alergias o intolerancias a algún alimento.

Las modificaciones que se introducen en la norma general del etiquetado, como consecuencia de la transposición de la Directiva 2003/89, afectan a la regulación de ingredientes, que son las sustancias, incluidos los aditivos, que se utilizan en la fabricación o preparación de alimentos y que todavía están presentes en el producto terminado.
 
La norma advierte sobre la obligación de informar cualquier contenido de sustancias consideradas alérgenas como cereales con gluten; leche; lecitina o huevo; frutos con cáscara como nueces y almendras; crustáceos; pescado; mostaza; tamarí o soja; apio; granos de sésamo.
 
Estos ingredientes causan el 90% de las reacciones alérgicas  y deberán incluirse en la etiqueta a fin de evitar cualquier riesgo.
 
Algunas sustancias, que podrán ser exentas de esta norma incluye los siropes o jarabes de glucosa a base de trigo; aceite de soja refinado; y algunos subproductos de nueces y almendras; siempre y cuando los estudios clínicos publicados hasta la fecha lo hagan considerar oportuno.
 
ANEXO DE LA NORMA: (Sustancias alérgenas)
Ingredientes a los que hacen referencia los apartados 3 bis, 10 y 11 del artículo 6

-Cereales que contengan gluten (es decir, trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas) y productos derivados
-Crustáceos y productos a base de crustáceos
-Huevos y productos a base de huevo
-Pescado y productos a base de pescado
-Cacahuetes y productos a base de cacahuetes
-Soja y productos a base de soja
-Leche y sus derivados (incluida la lactosa)
-Frutos de cáscara, es decir, almendras (Amygdalus communis L.), avellanas (Corylus avellana), nueces (de nogal) (Juglansregia), anacardos (Anacardium occidentale), pacanas [Carya illinoiesis (Wangenh.) K. Koch], castañas de Pará (Bertholletiaexcelsa), pistachos (Pistacia vera), nueces macadamia y nueces de Australia (Macadamia ternifolia), y productos derivados
-Apio y productos derivados
-Mostaza y productos derivados
-Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo
-Anhídrido sulfuroso y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro expresado  como SO2».

Qué responsabilidades tienen los fabricantes y minoristas de alimentos?
Hoy en día se reconoce que las alergias alimentarias son un tema importante en la seguridad alimentaria y la industria alimenticia debe procurar ayudar a aquellos que sufren alergias a seleccionar una dieta adecuada y fiable, e informar en las etiquetas de sus productos.

Los fabricantes tienen que utilizar buenos criterios a la hora de utilizar como ingredientes los principales alérgenos graves, avisar sobre la presencia o posible presencia de dichos alérgenos en el etiquetado de los productos, y evitar la contaminación adventicia de los alimentos, con alérgenos que estén presentes en otros productos.

Estos temas se pueden solucionar si se siguen las Normas de Correcta Fabricación (Good Manufacturing Practices -(GMP), que incluyen la implementación de los sistemas de Análisis de Riesgos y Punto de Control Crítico (Hazard Análisis y Critical Control Point ,HACCP), que implican una estrecha cooperación con los proveedores de materias primas y otros puntos de la cadena de abastecimiento de alimentos. El desarrollo adecuado de fórmulas y controles asegura que el producto alimenticio preparado contiene sólo los ingredientes que se especifican en sus formulaciones. También se deben tomar precauciones para evitar el contacto de las materias durante el almacenamiento, manipulación y procesamiento de las mismas, cuando se utilizan equipos de producción compartidos.

Recopilación: Equipo redacción Envapack.com