home Sin categoría PROTECCIÓN DE LA MARCA: ADN contra los productos piratas

PROTECCIÓN DE LA MARCA: ADN contra los productos piratas

Basándose en una técnica de identificación de ADN sintético se colocan en una etiqueta  moléculas marcadas con ADN específico

Cuatro años después del desastroso accidente que tuvo lugar en París-Gonesse se confirmó que: la causa del accidente que sufrió el Concorde de Air France en julio de 2000 no fue otra que el recambio de una pieza momentos antes del despegue. En el accidente murieron 113 personas. Es probable que se hubiera evitado un número tan elevado de víctimas si dicha pieza hubiera sido original y no una falsificación que rasgó el neumático del avión francés con su canto afilado. Al estallar el neumático en pedazos, se partió la pared del tanque y fue así como comenzó la explosión. Según los expertos, una pieza de recambio original habría tenido los bordes redondeados y por lo tanto hubiera resultado inofensiva. 
Una vez aclarado el accidente se llegó a la conclusión de que semejante tragedia podría haberse evitado si no se hubiese intentado escatimar en gastos a la hora de comprar la letal falsificación.
 
Desde hace años la industria lamenta el uso de falsificaciones. Aparentemente son inofensivas, porque sólo causan daños económicos. Pero este fenómeno, que comenzó con la imitación de productos de moda o artículos de lujo se ha expandido de tal manera que hoy en día, afecta hasta los productos más baratos, como los CDs o los DVDs . Podemos encontrar falsificaciones en marcas de moda y complementos, así como en productos farmacológicos, piezas de recambio para máquinas, trenes y aviones, alimentos y bebidas, cigarrillos o perfumes y productos de cosmética.
 
Los especialistas estiman que en Europa, alrededor del 10% de las piezas de recambio de vehículos son imitaciones. En lo que concierne a los artículos de moda, estas imitaciones acarrean unas pérdidas del 7% en cuanto al volumen de ventas. Sólo en Alemania se calculan unas pérdidas de aproximádamente 30.000 millones de euros. Hoy en día, prácticamente nada está a salvo de las falsificaciones.
 
La industria del software está consternada por la compra generalizada a través de Internet. La Cámara de Comercio Internacional estima que el 10% del volumen de ventas de softwares se obtiene de forma ilegal. En Rusia se detuvo a un traficante que vendió a través de Internet más de 1.000 programas.
 
A pesar de todo, la industria se defiende gracias a las numerosas medidas adoptadas contra la ofensiva de los falsificadores profesionales. Pero al final no sólo se trata de evitar pérdidas económicas de un producto en particular. También hay importantes pérdidas humanas como en el accidente del Concorde. Un caso que, desgraciadamente, no es aislado. interpack 2005, que se celebrará en Düsseldorf del 21 al 27 de abril, contará con una superficie de 160.000 m2 divididos en 18 pabellones. Allí se darán a conocer las últimas novedades sobre el mundo del envasado, además de tratar los temas más candentes en cuanto a la protección de la autenticidad y de las marcas, ya que el envase es uno de los elementos esenciales para la protección de la autenticidad.
 
En el pasado, eran los propios fabricantes de envases los que, valiéndose de diversas técnicas, se dedicaban a falsificar productos. Por eso se creó una especie de muro de contención frente a la falsificación. El desarrollo técnico ofrece siempre nuevos tipos de protección, que también coinciden con los intereses económicos de la industria productora. Porque a los falsificadores ya no sólo les interesan los productos caros. También se copian los productos más comunes. En 2001 sólo en la U.E. se confiscaron 95 millones de artículos copiados por valor de 2.000 millones de euros, una cifra que va en aumento.
 
Las medidas de seguridad están de plena actualidad en las empresas de artículos de marca. Dichas empresas cuentan con la inestimable ayuda las nuevas técnicas de fabricación de paquetes para protegerse de las falsificaciones. En la actualidad, la industria del empaquetado cuenta con tres métodos de seguridad con muchas variantes combinables. 

Por su parte, las técnicas de impresión tienen previsto aplicar nuevas variantes similares a las que ya se utilizan como distintivos de seguridad en los billetes.
– Se trata de líneas entrelazadas en una solución fina compuestas de varios colores que se denominan guilloches.
 – Son incluso más finas cuando se utilizan como líneas microscópicas, de tal manera que ni siquiera con una lupa se pueden reconocer como texto.
 – Las tramas de texto surgen como dibujos de muaré cuando la trama se observa desde un ángulo determinado. Se coloca un motivo en las tramas de impresión que sólo es visible con un envoltorio especial.
 – Mediante el etiquetado tagging se crean partículas de diferentes capas de colores con un solo código que se asigna a un único usuario.
 – Mediante el Embossing se imprime un carácter tridimensional.
 – Los envases primarios y secundarios cubren los hologramas, tal y como se especifica en las normas de envoltorios o etiquetas de 2 ó 3-D.
 – El Data Matrix Code es un número que queda oculto como código de información. Este envoltorio debe evitar cualquier manipulación. La lectura se realiza con un escáner comercial común. Así se pueden codificar y ocultar datos.
 
Con colores especiales se cubren los distintivos ópticos de seguridad en el envase: 
 – Los “Coin reactive inks” son colores invisibles que se descubren raspando con el canto de una moneda. 
 – Colores Iriodin combinados con pigmentos normales. Como no podía ser de otra manera, los “optically variable inks” reaccionan según el ángulo de mira y muestran diferentes dibujos impresos. 
 – Los colores termosensibles cambian de tono cuando rebasan la temperatura programada. Sobre todo si se detiene la cadena del frío. 
 – Los colores UV muestran distintivos fluorescentes cuando se exponen a la luz UV. 
 – El color IR es invisible al ojo humano, sólo se ve con una cámara de infrarrojos. 
 – Los colores metaméricos se crean a partir de un mismo tono y pueden intercambiarse mediante el uso de un filtro de color.
 – Los colores con olor se mezclan con un material sintético capaz de desprender olor.
 
Los distintivos integrados de seguridad pueden ser tanto de alta como de baja tecnología y tienen todo un futuro por delante:

 

– También son muy populares las tiras de seguridad tamper-evidence que al abrir el envase se rompen e indican al usuario con toda claridad que no se trata de una imitación.
 – Las etiquetas inteligentes son etiquetas planas de radio que se pueden leer en un intervalo de hasta 1,2 m mediante una técnica de o­ndas. La ventaja de esta técnica de lectura reside principalmente en que no precisa de un contacto visual directo. Por eso, estas etiquetas multi-descriptibles apenas necesitan protección. Se lleva experimentando durante mucho tiempo con estos medidas de seguridad.
 – RFID (Radio Frequency Identifikation) necesita un emisor y un receptor. En el envase se oculta un microchip emisor que emite señales inequívocas. Esta compleja información debe transformarse en información electrónica. Los mismos RFID se pueden reutilizar. Actualmente las etiquetas son el canal apropiado. Por lo general, se prevee que el RFID sustituya a los códigos de barras en un buen número de sectores gracias a que el rendimiento del emisor es mucho mayor. Las cadenas comerciales están llevando a cabo las primeras pruebas logísticas.
 – El sistema Data Soy transforma los tonos en puntos de una trama que se imprimen en el envase. Con un lector se interceptan los envases originales.
 
Media Protec aplica los dispositivos de seguridad del mismo tipo a todos los envases de productos farmacológicos. Es válido – para cajas, pastillas y prospectos.
 
– Apenas se utiliza ADN artificial como dispositivo de seguridad . Basándose en una técnica de identificación de ADN sintético se colocan en una etiqueta  moléculas marcadas con ADN específico. Con un lector especial se lee la información. Identificar el original con un bolígrafo especial es todavía más sencillo
 
Con estas medidas técnicas se hace más difícil falsificar envases, aunque no es imposible. Por esa razón, muchas empresas recurren a antiguas combinaciones. Dichas combinaciones se van modificando según las necesidades. En lo que respecta a la industria del envasado, los costes técnicos del empaquetado no se ven afectados porque la forma de empaquetar no varía. Sin embargo, sube el precio de los paquetes. Según esperan los empresarios, les costaría tanto dinero a los falsificadores copiar el paquete que ya no les resultaría rentable.
 
Además de las medidas técnicas en sí, también son necesarios un elaborado proceso creativo, así como una logística para incluir medidas de seguridad. Esto supone también un equipo de estaciones intermedias para la logística con posibilidades técnicas de control y su aplicación. Por eso, por encima de todo se debe evitar dar facilidades a los piratas a la hora de fabricar las falsificaciones. La seguridad contra las falsificaciones sólo será efectiva si se realiza en conjunto.
 
Oficina de Prensa interpack 2005